Mi Mejor día del Niño, como Docente

Entre los años 1984 y 1986 trabajaba en una “Escuela de Educación Especial para Hipoacúsicos”, en Iztapalapa, ese era el nombre oficial, formamos un equipo de excelencia, realmente un equipo, en el que predominaba el liderazgo y la creatividad y en estas circunstancias se acercaba el “Día del Niño”, en una reunión decidimos hacer un evento de payasos para los niños Sordos que asistían a la escuela.

Compramos la nariz, conseguimos cada quien su peluca y decoramos ropa holgada, puedo asegurar que la diversión inició con la decisión, un día antes decoramos la escuela, en la puerta una “Gran Boca de payaso” por donde los niños entraron.

Participamos todos, el chico con funciones de intendencia, la chica en funciones administrativas, la directora…..todos trabajamos con entusiasmo en este bello proyecto.

Llego el gran día y la experiencia inicio al llegar los niños, nosotros ya estábamos disfrazados de payasos, los niños y niñas entraban sorprendidos y entre risas ¡¡Adivinaban quien era quien!! Recuerdo que decían “For”, mi nombre.

Realmente no recuerdo el menú, lo que si recuerdo es la “Diversión”, las emociones compartidas, de alegría, entusiasmo, satisfacción, orgullo, organizamos algunas escenas divertidas, actividades de juego y canciones, los niños y niñas reían y se sorprendían con cada actividad realizada, creo que fue el inicio de una relación de confianza y por supuesto Aprendizaje.

¿Sabes? Recuerdo que se expresaban con palabras, balbuceo, sonidos y con su cuerpo, de cualquier forma, logramos comunicarnos mejor que en cualquier otro día de clase.

Hoy con estos bellos recuerdos, con una experiencia que me ha dejado una huella de aprendizaje….pienso ¿Si cada día de clase que Vivimos como Docentes fuera planeado como el Día del Niñ@? ¡¡Te puedes imaginar cuanta Diversión, cuanto Entusiasmo y Cuanto Aprendizaje!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here