Hiperactividad y Atención

Flor de Ma. Martell Ibarra

 

Como Docentes, en todos los niveles educativos, una preocupación constante es centrar la atención de la mayoría de nuestros estudiantes, cuando estamos iniciando el día o presentando contenidos nuevos es prioritario que el alumno focalice su atención, más con frecuencia percibimos chicos que constantemente se mueven, se distraen fácilmente y no logran mantener su atención.

Algunos de estos casos son diagnosticados como TDA (Trastorno por Déficit de Atención), de primera instancia el profesor toma ciertas medidas, como sentarlo cerca de su escritorio, llamar la atención cada vez que se levanta de su asiento,  ofrece castigos y recompensas, etc.

También solicita alguna entrevista con sus padres para indicarles que su hijo presenta algunas dificultades y solicitar su apoyo, lo que puede presentan diferentes respuestas por parte de los padres, algunos niegan lo que el profesor expresa, explicando que no es posible que presente algún problema, otra respuesta puede ser aplicar castigos y amenazas al niñ@ y algunos más ofrecerán todo su apoyo y disposición para trabajar como equipo.

Posterior a estas medidas, si el comportamiento de movimiento constante, distracción o indisciplina continúa, es importante solicitar estudios complementarios como es el neurológico, esperando nos brinde información sobre las razones por las que el alumno es inquieto en extremo y de ser posible aporte indicaciones para ser tratado.

Cabe aclarar que no todos los alumnos inquietos son Hiperactivos y tienen un Déficit de Atención, en ocasiones su comportamiento proviene de situaciones familiares de conflicto, de la desmotivación o simplemente es una forma de protesta, los alumnos que se sienten molestos por diferentes razones, mostrarán emociones de enojo frecuentemente.

Ahora bien, es evidente que los profesores con o sin el apoyo de  los padres, aplicamos propuestas de intervención; si en el aula adviertes algún alumno distraído, que no avanza realmente, presenta ritmos de trabajo lentos y diferentes a los de sus compañeros, pon atención a diversos factores que pueden estar afectando su desempeño en clase, comunícate de manera abierta, platica sobre su contexto familiar y social, amigos de la escuela y de casa.

Analiza también tu forma de interactuar en el aula, reflexiona sobre cómo esto puede influir en la distracción de los alumnos, que tal vez no tienen un problema de aprendizaje o de comportamiento, es decir de primera instancia descarta los diferentes factores que iniciden en el comportamiento de cada alumno.

Para lograr que enfoquen su atención, podemos instrumentar actividades de diferentes formas, por ahora sugiero considerar dos claves en el diseño de estas actividades:

  1. Considerar los dos canales principales en el aprendizaje, audición y visión, si pretendes estimular la visión, debes considerar el hacer uso de colores llamativos, imágenes atractivas, revisar tamaño e intereses de los alumnos.
  2. Es importante crear retos de lo que se está trabajando, de los contenidos, por ejemplo si estás viendo operaciones básicas puedes incluir un juego verbal en el que falta un numero en una operación y los alumn@ lo van adivinando.

Cada caso es diferente y debe ser atendido de manera específica, diseñar un plan de intervención con respeto a sus necesidades e intereses.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here