Fomentando la disposición para el aprendizaje

Con frecuencia expresamos el gran reto que es lograr aprendizajes significativos por parte de algunos alumnos, en especial de aquellos que se han etiquetado con un déficit de atención o muestran problemas en su comportamiento y perdemos de vista que estos alumnos y alumnas no están presentando “Disposición para el Aprendizaje”.

¿Qué es la Disposición para el Aprendizaje? 

La Disposición para el Aprendizaje es el deseo de aprender, el deseo de saber, ese deseo que esta dentro de nosotros, de hecho, tendríamos que comenzar por preguntarnos si nosotros como docentes, como directivos, como profesionales de la educación tenemos disposición para el aprendizaje, ya que con frecuencia estamos esperando o queriendo la atención de los alumnos, el interés, el entusiasmo y nosotros  expresamos cierta apatía hacia nuestra labor.

¿Cómo influye la motivación en el aprendizaje?

La Disposición para el Aprendizaje está estrechamente relacionada a la Motivación, en específico a la “Intrínseca”, es decir ese deseo de Aprender que surge desde nuestro interior, que en algunos alumnos y alumnas es tan intensa que leen con una vela, que salen a la luz pública para estudiar, que viajan kilómetros para llegar a una escuela y de hecho que, en la actualidad durante la modalidad a distancia, encuentran la forma de mantener el contacto aún sin Internet o aditamentos tecnológicos.

La Disposición para el Aprendizaje es ese entusiasmo por descubrir, por conocer y la poseemos en cualquier etapa de nuestra vida, podría afirmar que los docentes y directivos que la tenemos, sin importar la modalidad de trabajo, sentimos emoción cada mañana, cada momento de interacción con estudiantes, aprendemos, indagamos, encontramos las estrategias, las alternativas para desarrollar nuestra labor, es así como expresamos la Disposición para el Aprendizaje como profesores.

Ahora vamos a enfocarnos en nuestros alumnos y alumnas, es verdad que observamos apatía, es verdad que esta Disposición para el Aprendizaje tendría que crecer, desarrollarse de manera natural, que se comparte desde la familia y en las aulas, que se construye sin darnos cuenta, desde nuestro inconsciente, más no todo está perdido cuando no se ha vivido con la Disposición para el Aprendizaje y se han impuesto limitantes a los niños y niñas con los que trabajamos.

Misión del docente: fomentar el aprendizaje significativo en sus alumnos

Como docentes tenemos la gran oportunidad de incentivar la Disposición para el Aprendizaje, creando ambientes en armonía, ya que uno de los factores primordiales para lograrlo es nuestra tranquilidad, es sentirnos en calma, nuestro estado emocional es indispensable, asimismo a través de actividades interesantes, del juego, enfocándonos en lo que los alumnos disfrutan, indagando sobre sus necesidades, sus intereses, con nuestro compromiso y compartiendo nuestro entusiasmo.

Los Docentes y todo profesional de la Educación, como personas que somos estamos en posibilidad de compartir lo que sentimos lo que vivimos, en este caso nuestra Disposición para el Aprendizaje es la luz que ilumina el camino educativo de los alumnos y alumnas.

Por lo anterior es indispensable tener en mente que compartimos esa “Disposición para el Aprendizaje”, que nuestro estado emocional como profesionales de la Educación, nuestras autoexigencias, nuestras propias expectativas son compartidas con nuestr@s alumn@s, la clave entonces esta en “Disfrutar de nuestra labor”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here