Algo de historia sobre la Educación de la persona Sorda

A lo largo de la historia de la Educación del Sordo se han aplicado diversas formas para interactuar con las personas Sordas, en un inicio se hizo uso del lenguaje de signos, así llamado y utilizado en especial por religiosos, años más tardes surgieron propuestas oralistas, con un toque de “Hablar es obligación”, que se fueron flexibilizando y haciendo hincapié tanto en la lectura de labios como en el adiestramiento auditivo.

Son diversas las creencias que han surgido en el ámbito educativo para ofrecer ambientes de aprendizaje a las personas Sordas, entre ellas las que respaldan las propuestas enfocadas en que los Sordos deben adecuar su comunicación a un mundo oyente, por ser la mayor parte de la población, desde esta mirada se han creado métodos y estrategias que tienen como propósito central que el alumn@ que presenta discapacidad auditiva se comunique de manera oral.

Miradas sobre las mejores alternativas Educativas para personas Sordas

Con esta manera de ver la Educación del Sordo se descalifican otras forma de comunicación que al igual que la verbal son enriquecedoras y abren la oportunidad de interactuar de manera óptima, es decir comprendernos y expresarnos con libertad, por ejemplo a través de mímica, de emisión de algunas palabras, tal vez frases, cuando comparto estas ideas viene a mi mente uno de mis alumnos en una Escuela de Educación Especial para Hipoacúsicos, aún no existían los CAM, quien además de la Sordera, presentaba secuela de Parálisis Cerebral Infantil, por lo que esperar que se comunicara de manera verbal es difícil, él hacía uso de la mímica de tal forma que todos en la escuela comprendíamos sus historias, sus experiencias, sus anécdotas.

Por otro lado, en los últimos años, se ha considerado el respeto a la cultura de los Sordos, quien a través de diversos trámites legales han logrado ser considerados como “Comunidades”, “Grupos”, con su propia cultura y por lo tanto su propia Lengua, su idioma.

¿Cuál es la mejor opción en Educación?

Podemos pensar que la más sencilla es oralizar, en el sentido de “Adaptación”, a nuestro medio, ya que en efectos no todos los docentes de educación regular y de hecho de educación especial, dominamos la Lengua de Señas Mexicana (LSM), ya que difícilmente se puede contar con un intérprete en cada escuela en la que sea incluido un alumno Sordo o alumna Sorda, más esta manera de ver la Educación del Sordo impone diversos límites que afectan su cultura, su comunicación natural y hasta sus derechos.

Por lo anterior, sugiero ver a la persona Sorda como como personas únicas, con necesidades e intereses específicos y diseñar para cada alumno y alumna con discapacidad auditiva un plan de trabajo que facilite su acceso a los textos, a los contenidos a la Educación, para esto nuestro compromiso es esencial, tanto en educación regular como en educación especial.

Superar las Barreras para el Aprendizaje y la Participación (BAP) en cada escuela, en cada grupo y en especial, cuando en nuestros grupos esta un alumno o alumna que presenta Sordera es una labor particular de cada Docente, es diseñar estrategias específicas orientadas a brindar una Educación Inclusiva de Excelencia.

¿Te gustaría profundizar tus conocimientos sobre la Educación de las personas Sorda?

Escríbenos: habvaco@gmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here